Carreteras sin presunci贸n de inocencia

Elena de la Pe帽a, Susbidrectora General T茅cnica de la Asociaci贸n Espa帽ola de la Carretera

La Semana Europea de la Movilidad es claramente una buena idea, al menos a priori. Sin embargo, como todas las buenas ideas, corre el riesgo de ser interpretada con cierto desatino por algunos sectores. Es el caso de ciertas opiniones que la organizaci贸n 鈥淓cologistas en Acci贸n鈥 ha trasladado a los medios de comunicaci贸n en estos d铆as.聽 Sigue leyendo

No somos tan ricos como para hacer las cosas todav铆a m谩s baratas

Editorial publicado en la revista Carreteras – n潞 178 – Julio/Agosto de 2011

Las crisis tienen muchas secuelas adem谩s de las econ贸micas y sociales, tan conocidas y vividas por la sociedad espa帽ola durante estos 煤ltimos a帽os; y quiz谩s sean las ideol贸gicas y psicol贸gicas las m谩s peligrosas a largo plazo.

聽Una de estas secuelas es el cuestionamiento sistem谩tico de todo lo realizado antes, las dudas sobre la historia reciente. Esto no es, en principio, negativo, pero se corre el peligro de que se convierta en un error cuando el diagn贸stico est谩 condicionado por las circunstancias. Como ahora no tenemos dinero, podemos llegar a pensar que antes gast谩bamos alegremente y que una prueba de esa alegr铆a era la magnificencia de nuestras infraestructuras. Hay pocas dudas sobre la relevancia que ha tenido la inversi贸n en infraestructuras de transportes en nuestro pa铆s en los 煤ltimos veinticinco a帽os, pero podemos equivocarnos al determinar el origen de esta elevada concentraci贸n de recursos econ贸micos.

Sigue leyendo

Crisis y deflaci贸n

Francisco Javier de 脕gueda. 聽Consultor Principal; TAIRONA CONSULTORES

聽La duraci贸n y profundidad de la crisis que venimos padeciendo desde hace unos cuatro a帽os en Espa帽a ha dado pie a que muchas de las ideas preconcebidas sobre el funcionamiento de la econom铆a est茅n cayendo en desuso, o al menos sean objeto de matizaciones importantes. Solo dos a帽os atr谩s casi todos 茅ramos keynesianos en nuestras visiones del futuro, queriendo decir con esto que propugn谩bamos un mayor gasto p煤blico para compensar el espectacular descenso del gasto privado que se hab铆a producido.

聽En realidad la idea tiene bastante l贸gica, ya que si dos de los sumandos m谩s importantes en la composici贸n del PIB son el gasto del sector privado y el gasto del sector p煤blico, la bajada de uno de ellos podr铆a compensarse en principio con la subida del otro, para poder seguir produciendo crecimiento econ贸mico. Pocos se dieron cuenta en aquel momento de que la intensidad de la globalizaci贸n hac铆a que los esfuerzos de un gobierno determinado (ni tan siquiera el del gobierno norteamericano, como ha quedado demostrado; quiz谩 煤nicamente, por sus especiales circunstancias pol铆ticas, el gobierno chino pueda tener una relativa influencia a nivel global) invalidaba aquella premisa keynesiana. La soluci贸n a nuestros problemas econ贸micos debe necesitar de ra铆ces m谩s profundas: debe basarse en la econom铆a real y no en la intervenci贸n artificial de un agente externo, a煤n tan poderoso como pueda ser el sector p煤blico.

Sigue leyendo